Mark Cross
Mark Cross - Contemporary Realist Artwork

Mark Cross

 

Nacido en Auckland en 1955, Mark Cross empezó a hacer arte al promediar su adolescencia. A los 23 años se mudó con su familia a Liku, el pueblo de su esposa, en la Isla de Niue, y fue durante estos primeros años en que acuñó los fuertes fundamentos estilísticos y filosóficos de su carrera como artista. Había cierta desilusión con la naturaleza del ambiente artístico de Nueva Zelanda, demasiado orientado a lo institucional, y el aislamiento le dio la inspiración y la ausencia de distracciones que necesitaba para desarrollar sus obras con un fuerte acento personal.

Una vez logrado esto volvió a Nueva Zelanda en 1982, en busca de un mercado para su trabajo, y desde entonces ha crecido su fama como uno de los artistas realistas más importantes del Pacífico Sur.

Cross vive actualmente en Niue, y si bien sus obras son muy específicas en cuanto a sus detalles, la referencia a la isla se restringe al uso de elementos locales para la creación de un mundo paralelo, intemporal, donde las figuras denuncian y cuestionan las flaquezas de la naturaleza humana sin nunca ofrecer respuestas.

La perspectiva linear de la historia ha sido sustituida por una comprensión cíclica de la temporalidad, una comprensión que el artista ha adquirido gracias a su cercanía con la naturaleza en Niue. Las figuras de Cross se integran totalmente al paisaje, y uno jamás obtiene la sensación de que la naturaleza sea dominada por el hombre. Ésta es la base de una compleja filosofía que el artista transfiere a las imágenes que produce, y sus obras advierten, de una manera etérea y visionaria, los serios imperativos ecológicos que enfrentan tanto una pequeña isla como el planeta entero.

Mark Cross ha logrado con su trabajo una singularidad que evita las caídas en el regionalismo, que tan a menudo se asocia al realismo, y las sustituye con una aguda percepción de alcance mundial. Durante los años 90, sin embargo, el artista ha incursionado en otras áreas de la producción artística con el establecimiento de un parque de esculturas en la selva al este de Niue. En colaboración con su esposa y otros varios artistas, artesanos y músicos, logró la creación de Templo de la Abundancia, un conjunto en el interior de un contenedor de barco que viajó por Australia, Nueva Zelanda y recientemente por Rarotonga. Sin embargo, sus pinturas son el centro de su trabajo, y se las puede encontrar en colecciones particulares o colectivas en Oceanía, Asia, América y Europa.